Aeropuerto 2010

Como cada verano, coincidiendo con las escapadas veraniegas de los españoles al extranjero y la masiva llegada de visitantes a nuestro país, los empleados de los aeropuertos amenazan con dejarnos en tierra para hacer valer sus reivindicaciones. Cuando no son los pilotos, es el personal de tierra o el personal de handling y si no, como nos acontece en este año en cuestión, son los controladores aéreos.

Actualidad | 13 de agosto de 2010
Josep Capsir Comin

Observando la situación desde fuera, uno intenta ser objetivo y no casarse con nadie. Por una parte, AENA justifica que los controladores están trabajando según las directrices que tanto sus representantes sindicales como la propia compañía pactaron en su día y que si el convenio era bueno en su día, no tiene por que serlo ahora. Por otra parte, los representantes de los trabajadores alegan que piden un convenio laboral al estilo del que tienen en Alemania, en Francia, en Suiza o en Gran Bretaña y piden sobretodo más días de descanso y hacer menos horas para no incumplir la reglamentación de seguridad aérea que especifica IATA.

Repanchigados en nuestro sofá, podemos pensar que los trabajadores de los aeropuertos han convertido en una mala costumbre exigir sus reivindicaciones o que AENA intenta ahorrarse un dinerillo doblando los turnos de la gente que representa que está velando por nuestra seguridad.

Y por si el escenario no fuera ya de por sí una trifulca de difícil solución, aparece el representante del Gobierno, que con aras de evitar un problema de Estado, interviene en la mesa de negociación en calidad de órgano mediador. Este año le ha tocado el turno al Ministro Blanco, del que no voy a discutir sus capacidades ni su gestión global en temas de Estado. El problema del Sr. Blanco es que no puede abrir la boca, sin lugar a dudas tiene la fatal habilidad de meter la pata cada vez que lo hace. Hace apenas un mes, ya hizo el ridículo con sus declaraciones sobre la rentabilidad del AVE en Valladolid, que yo me pregunto: ¿Quién pide rentabilidad cuando se trata de un servicio público? En el caso que nos ocupa, José Blanco nos dejó una nueva perla unas horas antes de dejar la mesa de negociación para irse a cocer un pulpo a Galicia, al criticar duramente a los controladores aéreos tildándolos de irresponsables y de querer trabajar menos y cobrar más. En este sentido me pregunto: ¿No tiene derecho un trabajador a pedir una mejor remuneración o a reducir su jornada laboral? ¿Acaso no lo hemos hecho todos?

En definitiva, que venimos de un Gobierno Popular que permitió que los bancos se adueñaran de los ahorros de los ciudadanos, fomentando a diestro y siniestro el endeudamiento de las familias; y hemos transitado por un Gobierno Socialista estéril en materia económica, incapaz de ofrecer a sus contribuyentes ninguna otra solución que no sea el pago de más impuestos. Pues ahora resulta, que después de habernos metido entre todos en esta maldita crisis, pedir un aumento de sueldo para poder pagar nuestras deudas bancarias y poder dar de comer a nuestros hijos es un acto de irresponsabilidad.

¡Qué tengan un buen viaje!

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.