La concentración pro-Garzón ante la audiencia nacional, en Madrid

Madrid, 18:30 horas del jueves 8 de abril. Atardeciendo. Unos 15 grados, airecillo casi tibio. Segunda semana de primavera. Indignados por la inacción colectiva ante el procesamiento "autorizado por el Supremo tras largo debate interno" por el vengativo juez Varela contra el juez Garzón, más de medio millar de ciudadanos de Madrid nos hemos autoconvocado ante la sede de los tribunales de la Audiencia Nacional, en las inmediaciones de la hermosa y afrancesada Plaza de la Villa de París.

Actualidad | 09 de abril de 2010
Juan Blanco

Los alrededores de la Audiencia Nacional, tribunal especial español para delitos especiales (etarras, terrorismo islamista, mafias, narcotráfico, corrupción...). Morada profesional de Garzón en su larga carrera contra el crimen físico y político. Zona urbana céntrica pero vacía, vaciada, con perímetro de seguridad y prohibición de aparcar, siempre tomada por la policía, gruesas barreras de hierro y macizos pivotes anti-bomba en los bordillos. Policías de azul marino y cámaras en cada esquinas. Vallas de contención con más policías de azul marino. Los furgones oscuros de los antidisturbios a lo lejo, allá abajo en Colón, con los destellos azul eléctrico emitiendo su advertencia, El helicóptero en el cielo, con su runrún del Gran Hermano mirando y respirando... Pero hoy la calle es "nuestra". De un puñado (menos de un millar, quizá sólo medio) de ciudadanos un poco a la antigua, hombres y mujeres por encima casi todos del medio siglo (a los jóvenes les suena a chino la defensa de la democracia y todo eso). Profesores, funcionarios, sindicalistas, profesionales, jubilados, simples concienciados y progresistas de toda la vida. Pelos blancos y barbas blancas, chamarras y bufandas informales, alguna pipa y muchas gafas. Y junto a ellos, mezclados, un buen porcentaje de la clase judicial (abogados y abogadas, fiscales y fiscalas, quizá jueces y juezas), bien trajeados y encorbatados ellos y bien vestidas y maquilladas ellas, a favor también de Garzón, el compañero juez encausado por otro juez "el filofascista Varela", a demanda de una organización fascista "la infausta Falange, perviviente casi un siglo después", por haberse atrevido Garzón a encausar al fascismo golpìsta y genocida de Franco, el malvado enano cretino que casi la mitad de los españoles aún se empeña, contra toda evidencia, en considerar un bondadoso gigante sagaz.

Las ocho de la tarde, hora de la convocatoria. Estamos todos. Caras conocidas, somos pocos en la ciudad millonaria de aytómatas. Aire de primavera anocheciendo. Ambiente de fiesta democrática, de calle tomada, de carteles sin tapujos y las voces alzándose poco a poco. Los policías azulmarino tratando de mantener en cierto polígono prefijado a los quinientos románticos (menos gente que en la cola del Tartufo de Molíére en un teatro cercano). Voces subiendo, venga arriba.... Gar-zón-/-no-estás-solo.... Música de la voz colectiva rebotando en las fachadas silenciosas, en esta isla judicial sin coches en medio de la indiferente urbe madrileña. Silencio roto por el helicóptero, zángano volante enviado por la Reina de la colmena para vigilarnos a nosotros, hormiguitas díscolas por unas horas. Los polis de azulmarino se esfuerzan en contener en el dichoso polígono imaginario a los que cantamos consignas cada vez más calientes e indignadas... Esto-se-va-a-acabar-/-con-la-justicia-popular.... Vosotros-fascistas-/-sois-los-terroristas..... Gar-zón-/-no-estás-solo....

Media hora ya de gritos, y nada más. Algunos nos impacientamos: hay que cortar la calle Génova, sólo así saldremos en la jodida TV y se enterará la gente de que se puede hacer algo. Nos vamos moviendo, tirando de la gente, o quizá son ellos los que vienen empujando. Rebasamos las barreras de los polis. Que no se atrevan a pararnos. La calle es nuestra, ¿o no? Avanzamos hacia Génova. Hombres y mujeres y algunos niños y algunos perros. Que no se atrevan. Los polis están desconcertados. ¡Tan poca gente, pero tan decidida...! Entramos a la calzada, pisamos el asfalto. Se detiene el primer coche, un taxista con rayos en la mirada. Que te pares, coño, que la calle es nuestra. De todos, no tuya ni de la poli: de todos. De los que clamamos este día por la justicia democrática.... Vosotros-fascistas.... Varela-cabrón-/-aprende-de-Garzón.... (éste es bueno: el "cabrón" gritado en colectivo suena como un mazazo en el eco de la calle). Un mazazo a escasos cien metros de la sede del PP en Génova... el jodido PP y su obsceno caso Gürtel de corrupción, que también instruía Garzón... surge el nuevo grito: Ahí-está-ahí-está-/-la-cueva-de-Alí-Babá.... Ahí-está-ahí-está.... Un ojo en los polis, que nos cercan sin mucha decisión, otro en los furgones oscuros, que siguen destellando en Colón... ¿por qué tanta calma policial? Y entonces, algunos nos damos cuenta: aparte de que la mirada europea esta puesta en España con este caso Garzón, nuestras filas están entreveradas de abogados, fiscales y quizá jueces. Los jefes cotidianos de los polis. Como fue y es jefe Garzón, jefe admirado, encarcelador de poderosos mafiosos o legales. Los polis están acostumbrados a obedecer a integrantes del colectivo judicial... y ahora los tienen enfrente. Así que les puede el instinto de la costumbre: guante de seda con ellos, no se puede aporrear a un juez así como así, en plena calle, sólo por cortar el tráfico cantando frasecitas. Llevamos media hora, la calle Génova cortada y atascada, el atasco llega a la gran arteria de la Castellana y por el otro lado afecta a Alonso Martínez, Bilbao y los bulevares, gran salida de la ciudad en esta hora punta. Quinientos paralizando quizá a miles. Sólo cantando.... Varela-cabrón-/-aprende-de-Garzón....

Las diez. Casi de noche ya. Dos horas de mani y una hora larga de tráfico cortado. La noticia y su repercusión, aseguradas. Ahora hay que preparar la gran manifestación de fin de mes. Que no falte nadie. El Tribunal Supremo le ha echado un pulso a la democracia de todos, y no debe "no puede" ganarlo. Hay que parar esta deriva constante hacia la reacción.... Vosotros-fascistas-.... Hoy hemos cumplido. Arriesgábamos unas buenas carreras y porrazos, pero los jurídicos "incrustados" han actuado como ángeles de la guarda. Abogados y jueces, buenos por un día..,. Varela-cabrón-/-aprende-de-Garzón.,.. Noche cerrada ya. Hora de dejar la marcha (la gente sigue), irse a los bares y recapacitar cómo y hacia dónde seguir, entre vino y cerveza, tortilla y chorizo a la sidra. Como en los viejos tiempos.

Bonita tarde de primavera. La he visto florecer, y me he llevado un capullo azulmarino a casa, rayando la medianoche.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.