Huelga de jueces

Segunda huelga de jueces en España. El Consejo General del Poder Judicial califica dicha huelga de "alegal". Casi cinco mil jueces están convocados por la Asociación Profesional de la Magistratura, como protesta por los compromisos incumplidos del Gobierno.

Actualidad | 10 de octubre de 2009
Consuelo G. del Cid Guerra

La primera, que tuvo lugar el pasado 18 de Febrero, fue convocada por la Asociación Francisco de Vitoria y el Foro Judicial Independiente.

Ni siquiera se mantendrán servicios mínimos. Los jueces, administradores del dolor, dueños y señores de las libertades individuales en pos de lo que se entiende por justicia, hoy, rigurosamente hoy, deciden desentenderse de sus funciones cotidianas para reivindicar la modernización de la justicia. Las cifras, en tantos por ciento, representadas por los magistrados en activo, reflejaron el supuesto "éxito" expresando su apoyo al paro más de una decena de juntas provinciales, a saber:

Málaga, Valencia ,Castellón ,Las Palmas, Ibiza, Zamora, Toledo, Murcia, Albacete, Guadalajara, Coruña, Orense y Zaragoza.

Como los jueces "no fichan", no será fácil deducir a bulto el seguimiento del paro. Pero las victimas y delincuentes, delincuentes y victimas, no lo olvidaran fácilmente. Juicios retrasados, calabozos con overbooking, comisarías atestadas de denunciantes y denunciados.

La huelga es un derecho, obviamente. Pero quienes ejercen parcelas determinadas de servicios públicos, sanitarios y demás profesiones cuestionables a la hora de colocar en el mismo saco la reivindicación legal, alegal o ilegal, saben que paralizan las partes fundamentales de un sector especialmente sensible. Imaginemos, sin ir muy lejos, un paro general de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Porque si es por derecho, estarían en el suyo, o por lo menos, tanto como los jueces.

En consecuencia -y no es un disparate-, paremos todos. Si, todos. Un paro general, en masa. Personal, empresarial, institucional, sanitario, de transporte publico y privado. Corte, incluso de suministros: Agua, luz, gas. Y a la calle.

Solo así se empiezan las autenticas revoluciones y movimientos populares, porque el movimiento, el de toda la vida, se demuestra andando. No les demos cancha vip a colectivos que son pasto de portada en la prensa, de debates cansinos y noticia semanal. Que están y estarán siempre muy por encima del pueblo llano, este que se hunde públicamente ante el mayor de los desastres. Paro. Paro. Paro. Que sea un paro a gritos, a costa de reventar gargantas reivindicando lo fundamental : Trabajo y vivienda. Dignos. No en manos de especuladores con contratos mercantiles, de maestros comisionistas que no respetan los derechos fundamentales del trabajador.

En Andalucía, el Presidente del Tribunal Superior de Justicia, utiliza todos los medios para boicotear la huelga de jueces : Presiones, amenazas y delación.

Como en los viejos tiempos. No se ha cortado un pelo y anima a delatar compañeros que secunden la huelga y no se presenten hoy en sus dependencias.

Lo curioso del asunto es que la entidad que convoca esta huelga (Asociación Profesional de la Magistratura) es la mas conservadora ( y numerosa) de las cuatro asociaciones de jueces que existen hasta la fecha : 1.200 profesionales.

 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.