57 puñaladas

57 puñaladas

57 puñaladas. Nada menos.
Y un incendio para borrar pistas.
Y una maleta con todo lo que encontró de valor.

Actualidad | 27 de febrero de 2009
Pere Borràs

Son las tres principales maravillas que Jacobo Piñero dibujó el 12 de julio de hace dos años.

Las víctimas, una pareja de homosexuales. Por esa razón es natural suponer que al sorprendentemente absuelto Jacobo Piñeiro le haya servido el pánico a ser violado como razón para obtener un veredicto de no culpabilidad. Natural, al menos, para el jurado que le ha regalado semejante veredicto de absolución.

Además del disguto de la madre de una de las víctimas por haber perdido de forma tan dramática a su hijo Isaac Pérez, en paz descanse, aquella tendrá que devolver los 49.000 € que el estado le adelantó como indemnización. Sin acercarse ni de lejos al dolor que debe sufrir ésta mujer, es la guinda que corona el pastel.

Defensa propia...

Defensa propia, está clarísimo.

Una defensa propia consistente en 57 puñaladas, un incendio y un robo.

Luego esperan que haya confianza en la justicia... Pues mire usted: no.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.