Juicio a Trapero. Pérez de los Cobos responde como un gilipollas

Juicio a Trapero. Pérez de los Cobos responde como un gilipollas

El coronel Pérez de los Cobos se hace la picha un lío, se zambulle en vaguedades y termina que ya no sabe ni lo que dice.

Actualidad | 27 de enero de 2020
Isaac Villavecchia

Esta mañana ha transcurrido parte del interrogatorio que fiscalía está haciendo al coronel Diego Pérez de los Cobos. Sus declaraciones, hasta el momento, no han sorprendido tratándose de un mando de la Guardia Civil. En este sentido se han echado de menos respuestas concretas y hechos objetivos, volcando ante todo impresiones, vaguedades y cualquier cosa orientada a echar por la borda el dinero del erario público destinado a este juicio, haciendo perder el tiempo a todo el mundo en declaraciones que no servirán ni para acusar ni para absolver a nadie por rebelión.

Así, por ejemplo, ha estado echando mano de expresiones como “poner palos en las ruedas” al hablar de la actitud del Major Trapero en las reuniones, sin aclarar a qué se refería con dicha expresión y que, a menos que los jueces sean idiotas, no tiene cabida como prueba inculpatoria de nada. En la misma línea ha hablado del President Puigdemont al que se ha referido como un “pirómano” con quien Trapero “estaba alineado” (¿en fila india?, no lo aclara) y que solo vió “obstruccionismo” y ningún intento por cerrar colegios electorales. En ningún momento ha puesto ejemplo alguno de a qué se refería con el obstruccionismo y los palos en las ruedas; ha resultado ser un testimoio muy metafórico. También ha afirmado que las pautas acordadas en las reuniones ”se lanzaron a los cuatro vientos” (pero que muy, muy, muy metafórico) porque, ha asegurado, “alguien procuró que se supiera”. Ni dice quién, ni dice cómo, ni dice cuándo, ni dice cómo lo sabe. Bueno, no exactamente. Sí ha dicho que, lo que sabe, lo sabe gracias a “los muchos ojos” que tuvieron el 1 de octubre.

Sí ha querido el coronel expresar sus deseos, y así lo ha hecho, al decir que si por él fuera, su primera decisión habría sido "apartar al Mayor Trapero".

Pero lo mejor de todo ha sido al final, cuando el fiscal Carballo le ha preguntado sobre la actitud de algunos votantes que aplaudieron a unos mossos mientras estos retiraban unas urnas. El coronel, a su bola. Ha asegurado que los votantes los aplaudían porque estaban muy contentos de verlos incumpliendo las órdenes de retirar las urnas. Como si no hubiera oído sí lo estaban haciendo.

Al fiscal tampoco parecía importarle la incongruencia de las respuestas del interrogado puesto que en ningún momento ha corregido al coronel.

En ese momento, la juez ha dicho que si faltaba mucho, mejor hacían un descanso. No se le puede reprochar, resultaba fácil enfatizar con ella. Sí, ha dicho el fiscal. Quedaban más de dos preguntas por delante. Descanso, pues.
 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.