Varapalo a la justicia española por la inmunidad de Junqueras

Varapalo a la justicia española por la inmunidad de Junqueras

El máximo tribunal de la UE ha dictaminado que el líder catalán debería haber recibido inmunidad para ocupar su escaño en el Parlamento Europeo.

Actualidad | 19 de diciembre de 2019
Pere Borràs

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha confirmado que Oriol Junqueras se convirtió en eurodiputado en el momento en que fue elegido en mayo, aunque estuviera enjuiciado por sedición.

Posteriormente a su elección, Junqueras fue condenado y encarcelado por la justicia española.

¿Qué es exactamente lo que ha dictaminado el tribunal?

Este jueves, el TJUE ha resuelto que Junqueras debería haber "disfrutado de las inmunidades garantizadas" por la ley de la UE después de que se confirmaran los resultados electorales.

Ha añadido, además, que si los tribunales españoles hubieran querido mantener su detención para evitar que viajara al Parlamento Europeo para su toma de posesión, deberían haber solicitado que el Parlamento renunciara a su inmunidad, cosa que no hizo, ignorando el protocolo expresamente especificado para estos casos.

El fallo especifica que "el propósito de esa inmunidad es permitir que esas personas viajen y participen en la sesión inaugural del recién elegido Parlamento Europeo". La justicia española, sin embargo, actuó en contra de la ley europea que está obligada a acatar.

Recorrido

En lo que pareció ser un acto con voluntad de alterar los calendarios a fin de poder condenar al líder catalán, fue el propio TS quien formuló la cuestión al TJUE para poder terminar el juicio que desembocó en una condena a 13 años de prisión, sin darle tiempo a tomar posesión de su cargo como eurodiputado electo.

Aunque eso dió margen al TS para poder condenar al líder independentista, el proceso en el TJUE siguió su curso y ha desembocado en un dictamen que obligaría al estado español a acatar la ley que está obligado a cumplir como miembro de la UE.

Consideraciones

La legislación europea es compleja. Tratándose de un "club" de naciones, esta debe ser compatible con las legislaciones de los países que la componen. Por esta razón, la legislación europea es muy técnica pero también de mínimos. Contempla los requisitos mínimos que todos los países deben ser capaces de asumir sin entrar en contradicción con los distintos códigos legales de los países miembros. Por eso puede generar alarma que uno de sus principales miembros, como lo es España, no sea capaz de asumir estos mínimos legales esencialmente garantistas.

En este sentido, no puede obviarse que la Unión Europea verá como un riesgo considerable el incumplimiento de sus resoluciones puesto que si estas no terminan siendo de obligado cumplimiento, su propios cimientos se tambalean. ¿De qué sirve una legislación europea si sus miembros pueden no someterse a ella sin que ello conlleve consecuencias?

El tema está sobre la mesa.

 

 

Recomendamos