La manifestación

La manifestación

Sobre las 20h, he presenciado la puesta en libertad de cuatro estudiantes a la puerta de la comisaría de Travessera de les Corts. Los mossos d´escuadra alineaban la calle. Un grupo reducido de estudiantes se mantenían en pié con una pancarta. Uno de los mossos se ha acercado a mí diciendo: "Circule". No le he contestado y he permanecido contemplando la situación. Sólo una cadena de televisión no identificada ha entrevistado a dos de los estudiantes, que han manifestado lo siguiente:

Actualidad | 18 de marzo de 2009
Consuelo G. del Cid Guerra

-Que los mossos han asaltado la universidad a porrazos. Que han llegado como bestias dando golpes a diestro y siniestro.
-Que los detenidos han sido vejados, golpeados y humillados.

Tras pasar un cuarto de hora frente a la comisaría, me he dirigido a la estación de metro de Sants, camino a casa. Al llegar a la estación de Plaza Cataluña, me encuentro con los mossos d´escuadra, que impedían la salida excepto por Ramblas. He salido a las Ramblas y no podía creer lo que estaba viendo: Miles de estudiantes se manifestaban, era absolutamente imposible circular, gritaban las mismas frases que he gritado yo hace más de treinta y cinco años, exactamente las mismas: LIBERTAD DE EXPRESIÓN, POLICÍA ASESINA.

Los mossos con trajes antidisturbios golpeaban con las porras. Me han tirado al suelo. Cientos de mossos con casco, escudo y porra, han cerrado el acceso a las calles, por lo que todos los manifestantes y viandantes estábamos cercados. Algunos manifestantes han cogido sillas del bar Zurich para lanzarlas contra los mossos. Era imposible contabilizar la cantidad de mossos, que se reproducían como las moscas y aparcaban las furgonetas por todas las esquinas. Las Ramblas estaban completamente tomadas por ellos. Los jóvenes gritaban y gritaban. No estaban organizados ni acostumbrados a manifestarse, pero no tenían miedo. No podía circular junto a la manifestación porque hoy llevaba tacones. Me he quedado pegada a la pared del Banco de España. Son los mismos perros con distintos collares: Antes eran grises y ahora van vestidos de azul. Es la primera vez en trenta y cinco años que he presenciado una manifestación juvenil tan multitudinaria: Esa es, sin duda, la mejor señal. Pero siento que la fuerza policial es la misma, nada ha cambiado.

Muchos hacían fotos con el teléfono móvil. Otros llevaban cámaras de video caseras. Un chico se me ha acercado, diciendo: "No tenga miedo, pero no se mueva".

-No tengo miedo -le he dicho-. Esto lo he visto cientos de veces, pero cuando vivía Franco.

Finalmente me he unido a la manifestación. En uno de los ataques policiales he recibido un golpe en la espalda.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.