Ada Colau: "Sí se puede"
Actualidad - 25 de mayo de 2015
Escrito por Pere Borràs
 

Por primera vez en la historia, todo apunta a que la ciudad de Barcelona va a tener una alcaldesa, pero no solo eso.

 

 

La vimos interpretando a SuperVivienda, una heroína que luchaba contra la precariedad y por la vivienda para todos, sentada frente a los bancos, siendo detenida por la policía, llamando criminales a quienes lo eran y enfrentándose con valentía al poder cuando era injusto. Eso vimos de ella.

Pero vimos mucho más, no por ella sino hacia ella. Vimos cómo se la relacionaba con ETA y hasta con Bin Laden, cómo se la ridiculizaba, se la llamaba al orden, se la ninguneaba y se la despreciaba en intentos desesperados de evitar lo que finalmente ha sucedido: Ada Colau, como legítima portavoz de los ciudadanos, se ha impuesto a los demás al frente del Ayuntamiento de Barcelona.

Dice Colau que "tenemos más poder del que nos han hecho creer" y tiene razón. Una razón que ahora cristaliza en forma de gobierno, un gobierno de las personas para las personas, porque si algo tiene claro Ada es que su victoria es la victoria de todos, algo que deja claro al afirmar (y firmar) que va a "gobernar obedeciendo", principio reflejado en el código ético de Barcelona en Comú, su partido y el de todos.

Ada, además, no viene de una carrera política sino activista. Lo lleva en la sangre y en el corazón. Eso de por sí ya es bueno, pues proporciona el enfoque adecuado para identificar lo que los ciudadanos necesitan desde el conocimiento en primera persona.

"Pero eso no basta", pensarán algunos, si no sabe gobernar. Es natural que a muchos preocupe la posibilidad de estar observando una montaña de buenas intenciones sin posibilidad de llevar a la práctica. Descuiden. Ada ya ha demostrado que sí se pueden hacer muchas cosas que, si no se hacen, es por dar por sentado que no se puede. "Sí se puede" no son palabras vacias. Son el cimiento sobre el que se hacen las cosas, un conocimiento asimilado, interiorizado, de que todo se puede si se hace que se pueda, lo que me recuerda la famosa cita que reza que "aquellos que dicen que no se puede hacer, no deberían interrumpir a quienes lo estamos haciendo".

Tuve la suerte, para mi un honor, de haberla conocido (hace ya más de veinte años) cuando ambos estudiamos en la Academia Febrer. Estuvimos juntos en el grupo de teatro (que ella dirigió) y en la revista de los alumnos (que ella impulsó enfrentándose a la directiva del centro) y por eso creo poder disipar las dudas que puedan surgir sobre la viabilidad de sus propuestas y confirmar en primera persona que Ada es organizada, tenaz y perseverante pero además, también, sabe cómo hacer que los demás lo sean.

Barcelona está en buenas manos y no me cabe duda de que pronto todos podremos verlo.

Enhorabuena a todos los barceloneses.