Reina

La televisón centroeuropea anuncia la separación de Juan Carlos y Sofía, los ya reyes de ayer. No es un descubrimiento, hace años que ella vive en Londres haciendo su vida, muy lejos de su marido y entregada al Club Bilderberg. Es mucho más lista de lo que muchos creen, se le reconoce un saber estar a prueba de bomba e infinita paciencia hasta que llegara el día: Felipe, el heredero del trono, tenía que reinar.

Actualidad | 20 de junio de 2014
Cordelia Colby

Sofía ha tragado cuernos, carretas y carros, ha comulgado con ruedas de molino, siempre sonriendo ante las cámaras lo mejor que podía. Ahora, el trabajo está hecho, su esposo, viejo, tropieza hasta con los muebles, y la muleta torera se la endilgará otra, porque ella no está para más fiestas. Ya no es reina, se ha hecho mayor y va a su rollo hace muchísimos años. Bastante tiene la mujer con el yerno imputado, la hija en entredicho y el escándalo Corinna, por no hablar del librito primo Letizia.

Yo no sé cómo puede sostener tantísimos chaparrones, pero le reconozco una postura inteligente y una imagen limpia de toda mancha. Sofía no pasa de largo, pero puede que sí de todo, porque no queda otra. A las penas, puñaladas. Hace muy bien abandonado al Borbón, aunque sea de forma no oficial. El tiempo pone a casa uno en su justo lugar.

Sofía ha reinado con una dignidad ejemplar, sola, cargando con toda la roña masculina del apellido Borbón. Siempre me gustó, lo confieso. Esa figura de mujer serena, ni fea ni guapa, correctamente peinada, elegante y culta. Le deseo lo mejor, puesto que lo peor ya ha pasado. España ha tenido una reina en condiciones y un rey que siempre nos dejó mucho que desear.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.