Caso Alcàsser, entre comillas

Caso Alcàsser, entre comillas

Antonio Anglés estaba acostumbrado a escapar. Saltó por la ventana de su casa, en Catarroja, dejando con dos palmos de narices a la Guardia Civil.

Actualidad | 04 de diciembre de 2013
Consuelo G. del Cid Guerra

Junto a su cama, cinco revistas pornográficas y un libro sobre sexo de la doctora Elena Ochoa. Curioso hallazgo en la habitación de un supuesto analfabeto. Durante su último ingreso en prisión cobró más de cien mil pesetas del Ministerio de Justicia trabajando como ayudante de electricista tras un realizar un curso de montador de teléfonos. Estuvo en la cuarta galería y era un preso modelo. No se metía en problemas, iba muy arreglado y se ganó la confianza de los funcionarios. Un compañero suyo, apodado La Marquesa, declaró que Anglés era muy presumido y se cortaba el pelo semanalmente, se depilaba las cejas y cuidaba mucho su aspecto. Sin embargo, no se duchaba.

Sigue siendo una de los delincuentes más buscados del mundo por Interpol. Se cree que murió en aguas irlandesas al ser descubierto como polizón en el City of Plymouth, pero no se ha podido demostrar nada en firme. La última pista creíble le sitúa en Manglanilla, Cuenca.

Antonio Anglés sería -o es- un hombre libre. El delito ha prescrito. Anglés fue considerado autor material de los hechos y se desconoce su paradero. El único condenado ha sido Miguel Ricart, actualmente en libertad, que insiste en su inocencia y afirma haber sido utilizado como cabeza de turco. Los dos eran delincuentes de poca monta, pertenecientes a los más bajos estratos marginales y considerados psicópatas por los informes forenses. En los cadáveres de las niñas se encontraron restos de ADN de más de diez personas. La atrocidad de los crímenes señala que no pudieron hacerlo sólo dos individuos, y que podría tratarse de una red pederástica encabezada por nombres públicos de mucho poder. La trama pudo haber sido orquestada con la finalidad de rodar una película snuff.

Pedro Esquembre Menor, abogado de Anglés, dijo de Ricart que era un chico carente de personalidad, completamente dominado por Anglés y de carácter débil al que no consideraba capaz de volver a delinquir.

Cuando se produjo la desaparición de las niñas, en casa de Antonio Anglés vivía Miguel Ricart y Luis Rivera Gallardo, un delincuente drogadicto.

Neusa Martins mintió en sus declaraciones. Ha debido aprender a leer y escribir, puesto que se la ha visto anotando en una libreta. Antonio Anglés era un buen imitador de firmas, hecho complicado de asimilar en un analfabeto. Puede que aprendiera él solito a leer con el libro de la doctora Ochoa.

La familia Anglés tiene otra identidad, otras casas y una vida que nadie habría sospechado en 1992. La tribu aparentemente salvaje ha sido reinsertada por no se sabe quién y mucho menos cómo.

El crimen de Alcàsser tuvo una gran repercusión mediática, llegando al esperpento en manos de la periodista Nieves Herrero, que montó un lamentable reality alrededor del drama. Supuso el inicio de la llamada "telebasura".

En Enero de 1997 se emitía el programa de Pepe Navarro Esta noche cruzamos el Misisssipi, entonces líder de audiencia. Aquel miércoles estaba Fernando García Mediano, padre de Miriam, una de las niñas asesinadas, y el periodista criminólogo Juan Ignacio Blanco Durán. La transcripción literal es la siguiente:

¿Qué se está hablando en Valencia, Fernando, Juan Ignacio? ¿Es verdad que se han dado nombres en los medios de comunicación valencianos ya de posibles responsables de este tremendo hecho?

Sí... bueno, en una emisora de radio en Valencia ya se ha dado el nombre de Alfonso Calvé, primer ex gobernador civil de Alicante, como presunto responsable de esta trama, se ha barajado también el nombre de don Luis Solana como participante en estas aberraciones que se cometen, de personas que efectivamente podemos nosotros constatar que están siendo investigados.

¿Cómo es posible que se lancen así tan alegremente esos nombres?

Yo creo que no se lanzan alegremente. También hay que comentar que hay más personas que están siendo investigadas. Podemos hablar de un productor de cine que vive en La Moraleja -al igual que Alfonso Calvé, este médico psiquiatra, ex gobernador civil de Alicante-, el señor Bermúdez de Castro. Se habla también de Don Francisco Laína, que fue entonces Secretario de Estado para la Seguridad del Estado. Estamos hablando de personas muy importantes, con altos cargos políticos y estamos hablando de personas con un poder económico grande, que están siendo investigadas en estos mismos momentos, no sólo por las Fuerzas de Seguridad, sino también por los servicios de espionaje del ejército, como es el CESID, y eso es una realidad incontestable y, desde luego, totalmente constatable. Forman parte de un conocido clan, "el clan de la Moraleja", que no solamente está implicado desgraciadamente en este tipo de asuntos turbios, sino en bastantes más, porque entre otras cosas, tanto el señor Calvé como el señor Solana están investigados por la desaparición de dos toneladas de cocaína. Hay que hacer mención a algunos detalles de personas muy importantes que yo creo que están todavía a tiempo, sinceramente, de dar explicaciones públicas. Podemos hablar, por ejemplo, del señor Granados, que fue Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana en aquella época, y que yo desde aquí le emplazaría directamente a que alguna vez contara lo que sabe sobre el triple crimen de Alcàsser y las órdenes que él ha dado para investigar...

Seis meses después, el programa desaparecería junto con la caída mediática de Pepe Navarro.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.