La reina de la cocaína

La reina de la cocaína

Conocida entre los narcos como "la tetas", debido a las operaciones de estética que se hizo en Colombia. Obsesionada por la ropa y la santería. Natural de Burgos, e hija de una familia acomodada. Ana María Cameno Antolín, la reina de la cocaína, fue detenida el pasado 7 de Enero tras dos largos años de investigación policial.

Actualidad | 14 de octubre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Mantenía un alto nivel de vida y era el cerebro de la red más importante de España. Empezó de cero, sin contacto alguno. La policía no podía seguir su estresante ritmo diario de movimientos e incluso alaba una profesionalidad extraordinaria, puesto que hacía muy bien su trabajo. No fuma, no bebe y tampoco consume sustancia alguna. Se levantaba temprano, y mantenía hasta veinte reuniones diarias, casi siempre en cafeterías de la estación de Atocha. Regentaba una joyería situada al lado del Ministerio del Interior, negocio que utilizaba como blanqueo, junto con otras empresas que oficialmente generaban pérdidas.

Tenía 470 teléfonos móviles, uno para atender a cada persona, que identificaba con pegatinas de muñecos infantiles. Concretamente, uno de los teléfonos lo mantenía en exclusiva para recibir las últimas ofertas de todas las tiendas de marca de Madrid, calle Serrano, conocida como La milla de oro.
Natural de Burgos e hija de una familia muy considerada. Alumna de un colegio elitista, sus compañeras y profesoras la recuerdan como a una chica normal, despierta e inquieta, sin nada especial a destacar. Llevaba una vida ordenada y aparentemente lógica, aunque tras dos años se seguimiento policial,pudo comprobarse un alto nivel de vida.

Adicta a la santería cubana, viajaba con frecuencia creyendo que de esa forma evitaba a la policía. Llegó a pagar doce mil euros por ritos determinados y se trajo a un grupo cubano que tocaba el tambor para realizar sacrificios de animales en el jardín de su propia casa. Gastaba grandes cantidades en tiendas de santería, donde compraba collares, mazos y muñecos.

Tenía el laboratorio de cocaína más importante de Europa en un chalet aislado con medidas de seguridad dignas de película americana. Lampistas, fontaneros y carpinteros, accedieron a realizar la reforma y eran obligados a entrar con gafas de sol forradas con cinta aislante, para que nunca pudieran saber dónde estaban.

El pasado 7 de Enero fue detenida, y sus primeras palabras ante el inspector jefe que llevaba dos años siguiéndola, fueron:

"Lo que mas me jode es que te prometo que es lo último que iba a hacer".

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.