Cae la SGAE

Mientras su ex mujer, Paloma Siles, continúa cantando en las calles junto con sus perros, Teddy Bautista ha sido detenido esta mañana.

Actualidad | 01 de julio de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

En estos momentos, la Guardia Civil registra la SGAE en el ejercicio de una investigación sobre un supuesto delito de apropiación indebida. Teddy Bautista será puesto a disposición judicial junto con otras dos personas. Al parecer, hace ya dos años se presentaron denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción. Mientras, la noticia se afirma y desmiente con una rapidez enervante, y Twitter arde. Esta mañana, alrededor de las once, la Guardia Civil se ha presentado en la sede de la SGAE. Los trabajadores han sido amablemente invitados a abandonar sus dependencias para que las autoridades realicen su trabajo en condiciones. Los jefazos, que se mezclan poco con la plantilla o personal de estructura subalterno, aparcan sus altos vuelos en el Palacio de Longoria, donde se realizan las gestiones de nivel, importantes y -asímismo- ahora cuestionadas código penal en mano. 

La denuncia presentada en 2007 por la Asociación de Internautas, Asociación de Usuarios de Internet, Asociación Española de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática y Nuevas Tecnologías, así como la Asociación Española de Hoteleros Víctimas del Canon, presentaba unas supuestas irregularidades con respecto a la gestión económica de la entidad, además de supuesta estafa y fraude de subvenciones.

Claro que algo muy parecido sucedió hace años con el Banco Espirito Santo, visitado por sorpresa por la Guardia Civil bajo órdenes de Garzón, y luego no pasó nada de nada. Bautista es un sujeto muy poco simpático y más impopular. Los 350 euros de miserable pensión que le pasa a su ex mujer, deben arderle el bolsillo, pese a que se embolsa un verdadero pastonazo junto con sus egregios colaboradores. Que por una vez se una la justicia terrenal y la divina, si es posible.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.