Estado

No es el del bienestar, evidente.Mente. Y no es una pataleta. El pueblo no se indigna en cuatro días, y han hecho falta muchos, pero que muchos más, para asaltar las calles, tomarlas, acampar, rebelarse y actuar contra el sistema. Que nadie se rasgue ahora las vestiduras: Se acabó lo que se daba. La protesta continúa.

Actualidad | 19 de junio de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

El otro día, en Barcelona, más de dos mil indignados se plantaron en el Parque de la Ciutadella. Intentaban bloquear el debate de los diputados al grito de "No pasarán". A estas alturas, sus eminencias ya no pueden pasar de todo, pero sí es posible que se desencadene lo imprevisto, eso que no se ve venir pero que va a llegar. Mandamases chiripitifláuticos que insisten en llamar perroflautas a los manifestantes: No saben qué hacer con ellos, ni cómo encajarlo. Les atribuyen calificativos dolosos pretendiendo una lenta muerte social en manos de sus controladísimos medios de comunicación. La mano negra y el ojo que todo lo ve: Su poder.

Algunos diputados fueron rociados con spray, a otros les han lanzado pieles de plátano. El president de la Generalitat llegó en helicóptero, jugada maestra que cuesta un dineral, para hacerse la víctima garantizando una supuesta inseguridad irreal ante el pueblo llano, que ya no le pertenece, no le cree, no le quiere. Oh, qué tensión...qué momento, qué drama...a Montserrat Tura le han pintado una cruz negra en la gabardina, a otro en su mismísima nuca carnal, y se dice que algunos han precisado asistencia médica...¿para qué, para quitar las manchas?...oh...¡qué tóxico ¡...el resto, al parecer, ha llegado en furgones policiales. ¿Y a mí, qué?...La facha Sánchez Camacho, dice que ha sido el día más triste de su trayectoria parlamentaria. Pues cómo lo celebro, chica ¡ Vete a mirar un ratilllo los patitos del estanque a ver si se te pasa, porque mientras tanto, todos vosotros continuais cobrando un pastonazo, ajenos a las necesidades, a la urgencia, a los dramas personales y el límite vital. Estais acorralados. Sois las gallinas de un corral pestilente, cobardes, víctimas propiciatorias, máscaras impropias, débiles ante la fuerza desplegada : Os puede la turba. Os enterrará la masa.

Podreis recortar servicios sociales, pero ya no las mentes. Estamos preparados.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.