Millón y medio de euros en un convento de monjas

Las monjitas de Santa Lucía guardaban millón y medio de euros, en billetes de quinientos. Se encontraban dentro de un armario, en el interior de tres bolsas de basura.

Actualidad | 17 de marzo de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

La policía nacional investiga el robo -presunto- de semejante dineral. Ellas: religiosas de clausura. Lugar: Zaragoza, Monasterio Cisterciense en el barrio de Casablanca. Fecha: 28 de Febrero.

Cabe destacar que una de ellas, Isabel Guerra, es una pintora hiperrealista muy cotizada en el mercado, Académica de Honor de Bellas Artes de San Luis y Ciencias Históricas de Toledo. Sus dibujos no se venden por menos de 2.500 euros, y sus cuadros a partir de 40.000. Hasta ahí, la procedencia del dinero puede tener su lógica.

La Superiora, al interponer la correspondiente denuncia en la policía, afirmó que la cantidad desaparecida era fruto de años de ahorro. Sus ingresos proceden de trabajos manuales. Se dedican a la vida contemplativa y su existencia se desarrolla en un entorno sencillo.

Posible.Mente el hecho genere tantos admiradores como detractores: Victimismo radical, azotes y cilicios eclesiásticos para los creyentes y practicantes, como si de una caza de brujas se tratara, y por otro, descarnio, cachondeo y matraca típicos y tópicos en boca del ateo.

No voy a caer en ninguna de las dos cosas. Apelo al sentido común:

- ¿Por qué guardaban semejante cantidad en billetes de quinientos, sin duda objeto de cambio en cualquier oficina bancaria, y no en una entidad al uso?

- ¿Dónde está el voto de "pobreza"?

- ¿Debo entender como "pobreza", el hecho exterior de vivir como tales, mientras por dentro se guarda un millón y medio de euros?

- ¿Dónde está la ayuda al prójimo, su "caridad" bien entendida, la generosidad y solidaridad social?

- ¿Están esas monjas en crisis, huyendo del mundanal ruído?

Puedo facilitar una serie de direcciones en Zaragoza, sin esforzarme lo más mínimo, de personas que se encuentran en situaciones límite y al borde del abismo. Personas que tras trabajar toda su vida han perdido el empleo, no tienen ya subsidio y el banco les embarga su casa. Y esas cosas no se arreglan rezando. Hay que dar al mazo, hermanas, si es que su dios vive. Aunque con millón y medio de euros, lo mismo hasta resucita.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.