Amparo Muñoz y la vida fué el precio

Amparo Muñoz y la vida fué el precio

Real.Mente enferma, Amparo Muñoz se ha marchado a los 56 años. Me conduce a una pena lánguida y dura, tan larga como lo fue su melena, y me niego a contar lo que ahora casi todos cuentan, porque no me interesa. La bella entre sus bestias, de todas la más hermosa. Una banda cruzada sobre su torso con el nombre de "España" como estandarte, el país que la ha olvidado, junto con todos los ricos y famosos que hace tres décadas se morían por fotografiarse junto a ella. Decían que era muy frágil y que sus ojos podían mover montañas. La verdad es que apenas se sostenía y acariciaba las paredes evitando el bastón. Caminaba en una cuerda floja donde no cabía ya tensión, duda o equilibrio. Se veía venir, pero aún así, pasaba. Amparo pasaba los días junto a su familia, en espera de una pronta mejoría o -quizá- de alguna mínima posibilidad.

Actualidad | 03 de marzo de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

- ¿Quién ha sido tu mayor enemigo?
- Yo misma -respondió-.

Perdida entre sus pérdidas, tímida, inconsciente, casi hada sin madrina. Atrás aquella corona a la que renunció, sin príncipe azul, rodeada de cisnes negros, patitos feos y demás aves de rapiña. Azorada, entredicha, con palabra de honor como escote recto.

Creo que hizo lo que pudo, y lo mejor que supo. Despistada y ajena. Cuarenta películas, ahí es nada. Su imagen de virgen fosforescente que han adorado tantos y abandonado todos. No atiendo a los calificativos fáciles y socorridos de muñeca rota del cielo a los infiernos. Amparo ha sido una buena persona por encima de todo, y eso es imperdonable. Adoraba a los perros, era sensible y cándida. Demasiado corazón. Como ella misma tituló a sus memorias: La vida ha sido el precio, y no todo lo vivido es mierda. Se equivocó, como todos. Se extravió, como muchos. E interpretó, como tantos otros. Era una buena actriz, y habría sido más, de no ser por las espadas afiladas de la prensa rosa, que inventaron su muerte no hace mucho. Pero ahora es de verdad, porque se ha muerto. Que la fuerza te acompañe, Amparo. Y que todas las estrellas dibujen tu nombre en el firmamento.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.