Prohibir los toros es prohibir la tortura y la muerte como espectáculo

Prohibir los toros es prohibir la tortura y la muerte como espectáculo

Por eso, hoy, hace unos minutos, se ha aprobado, en Catalunya, la ley para prohibir las corridas de toros. Como estoy en Canarias y por la CNN lo retransmitían doblado, he visto la retransmisión del parlamento directamente desde su página web.

Editorial | 28 de julio de 2010
Pere Borràs

Tras la intervención de los partidos exponiendo sus razones, se ha procedido a la votación. Poco antes llegaba el President de la Generalitat, José Montilla, que se ha sentado al lado de Josep Lluís Carod Rovira. Luego hemos sabido (él mismo lo ha declarado inmediatamente después) que ha votado en contra, pues considera que las cosas debieran haber transcurrido más lentamente y menos impositivamente. Porque nadie dudaba que los toros terminarían desapareciendo, ante eso no cabe la duda. Pero como ha dicho Puigcercós, más o menos, el que vaya a desaparecer o, en la misma linea, que sea minoritario un delito, no es justificación para que no se prohíba. De todas formas su origen cordobés puede justificar en parte su postura. Aunque conozco a, al menos, un par de andaluces contrarios al toreo, habrá que admitir que ciertamente algunas regiones son más favorables y otras menos, y eso no pasa desapercibido.

Y es que a pesar de que muchas malas lenguas se han empeñado en meter en el imaginario popular, lo que hoy se debatía no tiene nada que ver con la aspiración del pueblo catalán de independizarse de España. Si bien que el debate y la ley sean catalanas tiene que ver con su idiosincrasia, ciertamente distinta de la del resto de España, no es ésta la que se trata, sino el hecho en sí. Catalunya cree, al margen de que quiera o deje de querer ser España, que las corridas de toros son un espectáculo lamentable, anacrónico y, ante todo, cruel, motivo éste por el que deben prohibirse.

He podido ver que estaba por ahí Magda Oranich (que ya me demostró su integridad en otra campaña, la del matrimonio, gracias a la cual tuve ocasión de conocerla, en la que se la jugó votando en contra de la postura de su partido pero a favor de sus principios) celebrando el resultado. En contraste, el torero Serafín Marín ha terminado llorando. A mí me ha desmontado un poco el tópico de (léase con acento británico) "tipical spanish machote torerou". Qué le vamos a hacer. Lamento su compunción, pero su disgusto es un mal menor al lado de todo el sufrimiento que se hubiera sucedido sin la abolición de los toros. Aunque siempre puede probar con buscarse un trabajo de verdad.

Vamos al tema. Resultado:

68 votos a favor
55 votos en contra
9 abstenciones

Incluso aunque los que se han abstenido hubieran votado en contra, habría ganado la postura a favor de la prohibición de las corridas.

Como sea que en otros puntos del globo se están dando debates parecidos sobre los toros, hoy el mundo nos estaba mirando. Mucha gente estaba pendiente del resultado y, como era natural, al momento las redes sociales se han convertido en un hervidero de actividad. Facebook y twitter se han inundado con mensajes de felicitación. Y es que hoy es un dia histórico, porque hoy, el mundo, es un lugar un poco mejor.

Ayer le dije a alguien que hoy iba a tener un día muy bueno o muy malo.

Será bueno.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.