Poder judicial

Poder judicial

El "poder" del poder judicial es casi ilimitado. Una corriente fluvial, eléctrica, contra todo y casi todos, se permite regresar a los albores de una patria vieja, añeja y fascista. La unanimidad de los jueces ha adquirido forma de dictadura. No son sombras chinescas, es la puta realidad. Los crímenes del franquismo no serán investigados y aquel que se ha atrevido a hacerlo está fuera de juego y fuera de lugar, porque -literalmente- se ponen puertas al campo.

Editorial | 16 de mayo de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Me recuerda una ley de 1974, año en que Salvador Puig Antich fué asesinado, en la que se prohibieron las acampadas y salidas a la montaña en grupos de más de tres personas. Garzón, sin embargo, no está sólo. Le dejan su apostilla para que pueda buscarse la vida, a modo de burla facha y castigo ejemplar. La mitad del pueblo le aplaude y la otra mitad le suspende. España jamás ha sido una. Ni grande. Ni libre. A las pruebas me remito y este esputo les emito sin ningún tipo de consideración: Nos han faltado al respeto, y al respecto, sólo puedo destilar palabras de protesta. Tengo los brazos extendidos y alzaré el puño izquierdo. Son ellos. Regresan en manada considerándonos débiles, viejos e incapaces. No nos equivoquemos: Esas aves de rapiña buscan su anhelado espacio de posibilidad para macharnos vivos, impedirnos, callarnos, movernos hacia un sentido por el que ya pagamos los de antes, los de la camisa bordada en rojo (ayer), los derrotados, castigados y presos en nombre de España. Que se metan el yugo y las flechas por la loma del orto y la conciencia del otro. No pasarán. Sobre miles de cadáveres históricos se escribe la historia, y los que tenemos memoria exigimos el derecho a ser escuchados. La injusticia cometida con el juez Garzón es un insulto generalizado sobre esa piel de toro que dibuja los mapas. No hay tiempo que perder. Ni un solo minuto de silencio.
 
 
Recomendamos



Los indignados de Pablo, pero sin Pablo

Los indignados que estábamos con él, continuamos indignados, pero sin Pablo. Vetar la comisión de investigación sobre las niñas tuteladas prostituidas ha retratado de plano la postura más cruenta. ¿A quiénes están protegiendo?

Tuteladas: un violador en su camino

Al pie de la letra: el violador, eres tú. El Estado. La administración pública. Los responsables de esas niñas tuteladas que han sido prostituidas.

El NO de las niñas

Xelo Huertas (ex diputada y ex presidenta del Parlamento Balear), se dejó la piel en 2017 solicitando una auditoría al IMAS que fue rechazada. Su objetivo no era otro que cumplir con la verdadera labor de un político: denunciar injusticias. Lejos de ser escuchada, empezó el mobbing.

La omertá institucional

Niñas tuteladas prostituídas en centros; ahora salta el caso de un vigilante con vídeo zoofílico y el efecto dominó está servido.

Niñas tuteladas

Se retiran a las familias por falsos desamparos para ser nuevamente desamparad@s por el propio sistema.

¿Puede la nueva configuración política romper España?

La política española a punto de ebullición: El cocktail de hechos históricos sin resolver con los nuevos algoritmos de información.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.