Desde el exilio

Tiemblan ante su propia confusión buscando el voto, y en dos días -exacta.Mente- dos, medirán sus terrenos, dirán que nos comprenden y se elevará un falso respeto tan suma.Mente temporal como sus fiestas mayores de palabras menores con máxima difusión y disfunción.

Editorial | 20 de mayo de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

El Gobierno y los partidos políticos, temen al pueblo por primera vez en mucho, pero que muchísimo tiempo. La policía registra bolsos y mochilas. Solicita documentación. Se prohíben las reuniones en grupos mayores de veinte, como en los viejos tiempos. Por la megafonía del metro se indica a los ciudadanos un camino distinto al que en estos momentos se sigue: La acampada masiva en todas las ciudades españolas. Pretenden evitar que durmamos al raso por propia voluntad, pero no paran los desahucios que dejan en la puta calle a familias enteras. Mienten en cuanto al número de participantes. Mienten en las edades. Mienten en muchas otras cosas, pero ya no importa demasiado, puesto que lo que es, es: El pueblo ha tomado las calles por una Democracia Real.

Hoy me siento más orgullosa de España que nunca.

Recuerdo el día en que me fui, a las seis de la mañana, con el corazón encogido, y cruzando cuatro fronteras en un solo día.

Sentía entonces que mi país me echaba, después de haber trabajado como una bestia durante años y años, fundando empresas y creando empleo. La crisis me atrapó, como a miles de personas. Mi destino era Austria. Partía de cero con medio siglo a cuestas hacia la ciudad de Salzburgo. Todavía no hablo alemán, pero me entienden. Hoy he sabido que me entienden:

-¡Hey, española! ¡tu país se revoluciona! ¡Spanish revolution! ¡suerte! ¡Viva España!

He mirado hacia delante y todo es verde. Porque gane quien gane, la calle ya es nuestra. Los días están contados.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.