Elia Fleta

Elia Fleta

Es la nieta del gran tenor Miguel Fleta y la conocí en las Teresianas del Padre Poveda. El único colegio donde he sido feliz. Muy feliz. Aquella torre del Pasaje Mercader en Barcelona conserva todavía casi intacto el patio de cemento y una pequeña fuente con la que hacíamos lluvias de agua. Elia llegó de Colombia. Cantaba con su hermana Elisabeth. Una de sus canciones ?Hay que vivir la vida?, todavía la tarareo de vez en cuando. 

Cultura | 11 de noviembre de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Salimos juntas de acampada. Los recuerdos son confusos y no doy con el lugar. Hacía un frío tremendo y dormimos en el suelo frente a la chimenea de un albergue parroquial. Era la única que entonces no fumaba. Se divertía como nosotras, pero siempre percibí algo espiritual en ella. La he rastreado por el gran dios google. Hace ya treinta años que entró en la congregación Teresiana. Siempre la he recordado. Aquella frescura, tan sana en todas sus cosas, su manera de ser y de hacer?Y sus camisas. Tenía una colección espléndida de amplias prendas que no se encontraban en las tiendas. Parecía una cantante country con sus botas camperas. Siempre pantalones. Un corte de pelo a lo paje que mantenía siempre perfecto, liso, equilibrado. Volvió a Colombia con su hermana y nos dejó una grabación. La escuchamos una y otra vez?puedo oír las primeras palabras?

?¿Qué tal, pequeñas personas?...las voy a extrañar mucho cuando esté allá en Colombia??. Nunca más volví a verla ni a saber de ella hasta hoy.


 

 


Era la mejor de las compañías. Seguro que es una monja divina. Ay ¡?si pudiera retroceder un ratito, sólo un ratito, te daría las gracias por todo, Elia.


?A través de la ventana

Vi que la vida pasaba

Que el verano terminaba

Y el otoño comenzaba?

A través de la ventana

Vi que la vida pasaba

Que aquel niñito crecía

Y aquel viejo se moría

Hay que vivir la vida

Hay que vivirla sin descansar??


Elia Fleta.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.