Un futbolista con un pie en la política
Actualidad - 24 de enero de 2019
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

El eterno futbolista Julio Alberto Moreno Casas medita la posibilidad de su inmersión en el mundo de la política.

Las ofertas recibidas al respecto desde que dejó Catalunya para instalarse definitivamente en su Asturias natal, que recibió inicialmente con cierta sorpresa, no dejan de producirse en manos de dirigentes de distintos partidos, que han acudido en busca de una leyenda del fútbol carismática por excelencia.

Julio Alberto es un gran superviviente que siempre ha abanderado causas sociales, no solo en el deporte sino muy especialmente con los niños. Educación, prevención, asistencia... durante años se ha ocupado de forma anónima por los derechos de la infancia, aunque siempre ha sido muy reservado a la hora de revelar sus actuaciones, condición que -sin duda- enaltece su persona.

Nunca ha querido pronunciarse políticamente, aunque en sus últimas memorias "Nunca recordaré haber muerto", cuenta cómo creó un periódico de izquierdas durante su adolescencia, reconociéndose como un hijo más del pueblo llano que tocó el cielo con las manos durante su etapa futbolística. Todo lo que Julio Alberto ha conseguido fue con su propio esfuerzo, del mismo modo en que asume su propia destrucción, resurgiendo de las cenizas como un Ave Fénix.

¿Qué "partido" será el suyo? ¿Qué fuerzas políticas insisten en querer "fichar" al jugador? Es muy comedido al respecto y no quiere -por ahora- facilitar más información. Amante de la paz y la tranquilidad, medita muy seriamente cada paso. Crítico con una España quebrada, no tiene pelos en la lengua y es un gran comunicador. Sus conferencias sobre crecimiento personal y superación han sido elogiadas por las más grandes plumas del periodismo y a ellas han acudido todo tipo de personajes.

La sorpresa está servida. Al tiempo. Personas como él pueden cambiar el rumbo de un país, puesto que perdió hace ya mucho ese sentimiento tan arraigado en la especie humana: el miedo.