Hecha la ley

Los reclamos publicitarios, así como las líneas telefónicas de información y/o participación, han evolucionado a costa del propio consumidor, que antes de contratar un servicio o bien adquirir productos, está pagando. Paga con forma de llamada y mensajes de móvil, cuyo coste es elevado y genera ingresos a la marca o entidad por el tráfico telefónico generado.

Opinión | 23 de junio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

La publicidad de antaño ( muchos años ya) se basaba en el pago de las marcas, como corresponde. Abonaba su coste en cuñas radiofónicas, vallas publicitarias o spots televisivos.
Ahora y aquí, soltamos la pasta como si nada, hasta que nos llega la factura telefónica y ponemos el grito en el cielo. Me refiero a las famosas líneas de atención al cliente, 901 y 902. Dichos números son contratados a partir de otro número fijo al que se coloca a modo de "careta" el 901 o 902. Las distintas entidades que lo contratan, pueden permitirse jugar con ellos como les dé la gana, alargando la llamada con contestadores automáticos y distintas opciones -pulse 1, pulse 2...- y devolviendo el mensaje una y otra vez con el consecuente cargo para el consumidor y beneficios para la entidad. El enlace que copio a continuación desenmascara a todos los 901 y 902 : Aparece el número fijo base al que se puede llamar. Basta con teclear el nombre de la empresa, banco, financiera o aseguradora y nos facilita el fijo. Se podría aplicar eso de "hecha la ley, hecha la trampa", puesto que partimos de un entramado legal que convierte una llamada normal en un pastón enmascarando a una línea de ocho números que si tenemos tarifa plana no nos cuesta un euro. Pero ¿Dónde está la trampa?. ¿Seremos nosotros los tramposos por llamar al fijo una vez descubierto o la trampa legal está en los 901 y 902?
Aquí lo dejo.
 
Recomendamos



Titi de Saboya, la princesa rebelde
Hija de los Reyes de Italia, la princesa María Beatriz de Saboya, conocida como Titi, se puso el mundo por montera desde que llegó al planeta Tierra.
Adiós al colegio

Los hijos del Estado, cuyas familias serán castigadas con penas de prisión si los niños no van al colegio.

Su Majestad: vergüenza

Obligados a bajar la cabeza cuando se le saluda, porque fue Rey, y es -ahora- emérito.

La nuestra es Bárbara

Bárbara fue "la nuestra"; estuvo muy calladita durante años y años hasta que largó lo del allanamiento y otras amenazas.

Loquillo y Miguel Bosé: los idiotas del día

Si algo ha quedado claro hoy es que la fama no le libra a uno de ser imbécil. Y para muestra, dos botones: Loquillo y Miguel Bosé.

HIJOS DEL CIELO Y LA TIERRA

Un amigo cuya identidad no voy a revelar para mantenerlo en el anonimato me ha recomendado un vídeo. Es un amigo al que tengo mucho cariño y por eso no lo he quitado tras el primer minuto.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.