Hecha la ley

Los reclamos publicitarios, así como las líneas telefónicas de información y/o participación, han evolucionado a costa del propio consumidor, que antes de contratar un servicio o bien adquirir productos, está pagando. Paga con forma de llamada y mensajes de móvil, cuyo coste es elevado y genera ingresos a la marca o entidad por el tráfico telefónico generado.

Opinión | 23 de junio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

La publicidad de antaño ( muchos años ya) se basaba en el pago de las marcas, como corresponde. Abonaba su coste en cuñas radiofónicas, vallas publicitarias o spots televisivos.
Ahora y aquí, soltamos la pasta como si nada, hasta que nos llega la factura telefónica y ponemos el grito en el cielo. Me refiero a las famosas líneas de atención al cliente, 901 y 902. Dichos números son contratados a partir de otro número fijo al que se coloca a modo de "careta" el 901 o 902. Las distintas entidades que lo contratan, pueden permitirse jugar con ellos como les dé la gana, alargando la llamada con contestadores automáticos y distintas opciones -pulse 1, pulse 2...- y devolviendo el mensaje una y otra vez con el consecuente cargo para el consumidor y beneficios para la entidad. El enlace que copio a continuación desenmascara a todos los 901 y 902 : Aparece el número fijo base al que se puede llamar. Basta con teclear el nombre de la empresa, banco, financiera o aseguradora y nos facilita el fijo. Se podría aplicar eso de "hecha la ley, hecha la trampa", puesto que partimos de un entramado legal que convierte una llamada normal en un pastón enmascarando a una línea de ocho números que si tenemos tarifa plana no nos cuesta un euro. Pero ¿Dónde está la trampa?. ¿Seremos nosotros los tramposos por llamar al fijo una vez descubierto o la trampa legal está en los 901 y 902?
Aquí lo dejo.
 
Recomendamos



Adiós, adiós, bolero

Si Ángela Dobrowolski fuera Ángel, no habría entrado en la cárcel. Eso lo sabemos muchas, prácticamente casi todas.

La hiel más amarga del último baile
El acoso y derribo se ha convertido en una verdadera profesión mediática que no mide el daño causado ni la presunción de inocencia.
La pegaste, Maradona. Cómo la pegaste

"No me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía". Así se despacha uno de los fans Maradonianos.

Asquerosos

Dais asco afirmando que los inmigrantes viven de ayudas, ninguno trabaja y por su culpa los españoles carecen de prestaciones sociales: es mentira.

Nadiuska y la protección de sus datos

La reina del destape dicen que ya no recuerda. Su último papel fue en la serie "Tristeza de amor".

Escrito en la cara

Hoy se me ha ocurrido teclear su nombre en busca de un destino ignorado. Murió muy joven. Robo a mano armada, tenencia de armas, asesinato.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.